La hortaliza de invierno cae un 6% en el Camp d’Elx por la falta de agua y el aumento de costes, aunque conserva la calidad

ASAJA Elche estima una producción de 18.500.000 kilogramos y una superficie de cultivo que se mantiene en 1.300 hectáreas. Destaca la creciente reconversión de la alcachofa a la variedad híbrida por resistir mejor a las inclemencias meteorológicas.

El total de hortalizas de invierno del año pasado fue de 19.500.000 kilogramos. Este dato sustituye al de la nota de prensa enviada, siendo la merma de campaña a otra de un 6%.

A pesar de las atípicas altas temperaturas y la falta de lluvias, el campo de Elche espera una producción de 18.500.000 kilos de hortaliza de invierno de excelente calidad, con una merma de tan solo el 6% respecto a la anterior campaña (19.500.000 kg).

Así lo ha manifestado esta mañana el presidente de ASAJA Elche, Pedro Valero, a quien le ha acompañado el presidente de la asociación provincial, José Vicente Andreu, durante el tradicional acto de previsión de las hortalizas de invierno que se producen en el campo ilicitano. En el encuentro también ha participado el alcalde del municipio, Pablo Ruz.

El cultivo estrella de la localidad es la alcachofa, gravemente afectada por las inclemencias climáticas. ASAJA Elche prevé que no se superen los 9.000.000 kilos de su tradicional variedad ‘Blanca de Tudela’, que destaca por su increíble tamaño y calidad. En cuando a la superficie cultivada, Valero matiza que se ha reducido a 550 hectáreas a causa de la inseguridad de disponer de los recursos hídricos el pasado verano, coincidiendo con la época de plantación.

Pese a la merma, el presidente de ASAJA Elche resalta que este año se está observando un relevante proceso de reconversión a la variedad híbrida. “Los agricultores la están implantando por la excelente producción que ofrece y porque resiste mejor a las inclemencias climáticas, además de que necesita menos cantidad de agua y presenta fortaleza a los fitopatógenos o enfermedades del suelo”.

Esta problemática también ha golpeado a otras hortalizas, como las patatas de verdete, que por la sequía y la disminución de agua procedente del Trasvase Tajo-Segura han desarrollado un menor calibre y se espera recoger 1.000.000 kg.

También es el caso de las habas, que en las variedades más tempranas no han obtenido los resultados deseados, pues la ausencia de frío ha dejado muchas parcelas sin apenas cosecha, y se prevé que solo se recolecten unos 500.000 kilos, un 50% menos que el ejercicio anterior.

Por su parte, el presidente de ASAJA Alicante, José Vicente Andreu, ha manifestado que a pesar de este ligero descenso de producción en las hortalizas de invierno del Camp d’Elx, toda la gama es “ampliamente valorada por considerarse productos de proximidad, frescos y de calidad que además de apreciarse en el municipio gozan de gran aceptación en otros mercados de España y Europa”.

“El Camp d’Elx se caracteriza por agrupar un conjunto de explotaciones agrarias pequeñas y medianas, de tipo familiar, cualidad que se ve reflejada en el cuidado de los cultivos y que aporta un valor añadido a la calidad de las verduras”, ha subrayado Andreu, quien además ha enfatizado el espíritu exportador de muchas de las empresas hortofrutícolas de sus pedanías.

Sobre la situación de la huelga francesa, el presidente de ASAJA Alicante ha remarcado que “los franceses se equivocan de objetivo”, que no es otro que Bruselas y su flexibilidad, que con sus políticas restrictivas están poniendo en jaque a la agricultura por permitir la entrada de frutas y hortalizas de terceros países que juegan reglas de juegos diferentes a las nuestras, con fitosanitarios aquí prohibidos desde hace años y de dudosa seguridad alimentaria para el conjunto de la sociedad”. Además, ha anunciado que ASAJA nacional está ultimando un calendario de movilizaciones para reivindicar los derechos del campo español, y que por supuesto ASAJA Alicante se unirá a dichas protestas.

La producción de hortalizas de invierno continúa con una tendencia a la baja: hace dos años la merma fue del 15%, la campaña pasada del 10% y en la actual se espera una disminución del 6%, con una producción total de 18.000.000 kilogramos de hortalizas.

No obstante, las crucíferas son la excepción, pues son las que mejor comportamiento están ofreciendo a pesar del clima y por haber apostado por nuevas variedades que soportan mejor el cambio climático. Esta familia de hortalizas abarca la coliflor, el brócoli, el romanesco, la col, el rábano y la rúcula y cuentan con una superficie de 550 hectáreas (50 más que la campaña anterior) y se espera una recolección que superará los 8.000.000 kilogramos. Además, ASAJA Elche informa sobre el aumento de su demanda en el mercado, sobre todo del brócoli, que se consume cada vez más en España y en el conjunto de la Unión Europea. En la zona de Levante se cultiva en otoño, invierno y primavera, y durante el resto de año en zonas del interior.

En total, el campo de Elche dedica 1.300 hectáreas para el cultivo de hortalizas de invierno, un dato que se mantiene sin cambios frente a la campaña anterior. La asociación destaca el esfuerzo de los agricultores por mantener la actividad a pesar de una “pérdida de productividad y rentabilidad sin precedentes, debido a la incertidumbre en la disponibilidad de agua para riego, la persistente sequía, unas temperaturas demasiado cálidas durante el invierno y el aumento radical de los costes de producción, en especial en abonos y productos fitosanitarios, así como la competencia de la importación de terceros países “que juegan con otras reglas más fáciles que nosotros”.

2024-01-30T15:19:28+02:00 30 enero 2024|Categories: Agricultura, Medio Ambiente, Noticias|Tags: , , |